CONQUE, CON QUE y CON QUÉ

CONQUE
Conque es una conjunción consecutiva y es palabra átona.
Equivale a ASÍ QUE, POR TANTO, POR CONSIGUIENTE...

Ya se arregló la situación del equipo, CONQUE ahora todos estaremos más tranquilos
Me ofreciste venir pronto a mi casa, CONQUE te espero en estos días.

Cuando empieza una oración por la conjunción CONQUE, sin antecedente alguno, es que hay algo mental suplido que debe relacionarse con lo que se está expresando:

¿CONQUE al final no vendrás?
¿CONQUE hacemos o no lo que hemos dicho?


CON QUE
La forma CON QUE está constituida por la preposición CON y el relativo QUE.
Siempre se puede intercalar el artículo entre la preposición CON y el relativo QUE, o bien se puede reemplazar por CON EL CUAL, CON LA CUAL y sus plurales:

Aquí está el arma CON QUE dispararon al taxista [~ con la que, con la cual]

También puede estar formada por la preposición CON y la conjunción QUE:

El alcalde se conforma CON QUE la siniestralidad baje un 25 %.
Para llevar a cabo el proyecto basta CON QUE el director lo apruebe.

Obsérvese que en estos casos no se puede intercalar ningún artículo entre la preposición CON y la conjunción QUE. Puede tener valor condicional:

CON QUE le pagues lo que le debes, está todo arreglado. [~ si le pagas...]


CON QUÉ
Está constituida por la preposición CON y el interrogativo o exclamativo QUÉ
(este QUÉ siempre es tónico y lleva tilde).
Puede aparecer tanto en oraciones interrogativas o exclamativas directas como en oraciones interrogativas o exclamativas indirectas.

¿CON QUÉ se escribió este texto?
¿CON QUÉ votos cuenta el partido?
¡CON QUÉ paciencia trataba al público!

No sé CON QUÉ se escribió este texto.
Me pregunto CON QUÉ votos cuenta el partido.
Era admirable CON QUÉ paciencia trataba al público.

LA PAPA: APORTE DEL ANDE PERUANO PARA LA HUMANIDAD ENTERA

Pintura: Los comedores de papa de Vincent Van Gogh
  • Siempre estuvo ligada a la gente más humilde
  • Ha aplacado el hambre de tantas generaciones en momentos muy difíciles para el mundo
  • Hoy sigue siendo uno de los productos agrícolas más importantes


La pintura de Vincent Van Gogh Los comedores de papas es conocida en el mundo entero. A partir del siglo XIX, cuando un pintor quería representar la vida de los pobres, o cuando un escritor quería narrar las condiciones de una familia de campesinos, recurría con frecuencia a la papa, para describir un modo de vida sencillo. Evidencia del acompañamiento de este tubérculo, durante siglos de historia, en las mesas de los más humildes.

Pero la papa, o patata, fue cultivada por primera vez, muy lejos de las tierras europeas o asiáticas. Allá entre los años 8000 y 5000 a. C. en una región que comprendería lo que hoy es los Andes del sur de Perú y el extremo noroeste de Bolivia. Desde entonces se ha extendido por todo el mundo y se ha convertido en un alimento básico en muchos países.

Los primeros expedicionarios contemporáneos de Colón, las llevaron a las tierras del viejo mundo surcando los mares en las flotas de tesoros americanos. Los europeos las encontraron sabrosas y trataban de hacerse con grandes cantidades como provisiones para los viajes de ida y vuelta interoceánica. En Europa, al principio se le consideró una rareza botánica, que los clérigos y los poderosos cultivaban en macetas, pero eran demasiado preciosas como para destinarlas a la alimentación.

Pasaron varias generaciones hasta que la papa se convirtió en una fuente de alimento fundamental del pueblo europeo. En Irlanda ya se cultivaban sin embargo patatas a principios del siglo XVII, pues parecía ser el cultivo ideal para una isla afectada por la pobreza. Su cultivo y cosecha se realizaba sin herramientas especiales. Los animales salvajes y el ganado no causaban ningún daño a la planta, que además se podía cultivar en suelos pedregosos y laderas de colina empinadas. La mayor ventaja era que se obtenía un 150 % del rendimiento por hectárea de los cultivos de cereales. Por último, la preparación de la papa era mucho más sencilla que la de los cereales: las papas no tenían que trillarse, molerse, ni era necesario cocerlas, cosa que sí hacía falta para hacer pan.

Este tubérculo tiene más de 3000 variedades, que no solo se diferencian por sus colores y formas, sino por el sabor y las características de su textura. En el Perú, aún se pueden saborear estas variedades, entre las que destacan como más famosas la papa Tomasa, o también conocida como blanca, utilizada por las industrias dedicadas a la producción de papas fritas. La papa Perricholi también es usada para este tipo de productos, la papa amarilla, que ni bien es pinchada se revienta y que se utiliza para preparar puré o causa rellena.



En cuanto a su valor nutritivo la papa puede desempeñar funciones energéticas debido a su alto contenido en almidón así como funciones reguladoras del organismo por su elevado contenido en vitaminas hidrosolubles, minerales y fibra. Además, tiene un contenido no despreciable de proteínas, presentando estas un valor biológico relativamente alto dentro de los alimentos de origen vegetal.

La mayoría de la gente considera que la papa es un alimento nutritivamente pobre. Pero en realidad, aporta más nutrientes que energía al organismo. Resumiendo, la papa es:
  1. Una fuente de vitaminas, proveyendo cerca del 40% de la dosis diaria recomendada para la vitamina C. también contiene vitaminas del complejo B.
  2. Rica en algunos minerales, como el potasio.
  3. Una fuente de fenoles, compuestos que pueden tener un papel importante en la salud.
  4. Virtualmente libre de grasa.
  5. Casi libre de azucares solubles.
  6. De baja densidad energética –la papa “llena” con muy pocas calorías. Una toma diaria de 150 – 300 gr. de papa proporciona solo 4 – 8 % de las calorías requeridas por un adulto.
  7. Rápidamente digerible.
  8. Una fuente de proteína de alta calidad, pese a ser deficiente en metionina, aminoácido esencial.
En una entrevista del diario La República a Sandeep Chakravorty, embajador de la India en Perú, este comentó: “Diga en la India que la papa es peruana y nadie le va a creer”. Afirmación que evidencia la masiva cobertura de este producto peruano andino que sacia el hambre en todas las mesas del mundo, sin distinguir a nobles, ricos o gente de élite, ni a los obreros más humildes, gente del pueblo o de los suburbios.



TILDACIÓN DE PALABRAS TERMINADAS EN –LISIS Y -SCOPIA



Las palabras terminadas en –lisis (solución) son esdrújulas provenientes del griego lýsis, o del griego a través del latín y conservan su acentuación etimológica como en análisis, catálisis, diálisis, parálisis. El resto de las palabras con esta terminación, en su mayoría cultismos científicos, se han formado de la suma de dos elementos compositivos y en todas ellas se documentan dos acentuaciones: una esdrújula, por analogía con el origen griego, y otra llana, influenciada quizá por la lengua francesa. Ambas acentuaciones se consideran válidas: electrólisis o electrolisis, fotólisis o fotolisis, glicólisis o glicolisis, hemólisis o hemolisis, hidrólisis o hidrolisis  (RAE - Diccionario Panhispánico de Dudas DPD, 2005).






En cuanto a las palabras terminadas en –scopia, del griego –skopía (acción de observar o examinar), artroscopia o artroscopía, laringoscopia o laringoscopía, que son sustantivos femeninos que designan, por lo general procedimientos de exploración visual o técnicas de diagnóstico mediante exploración visual; la acentuación puede considerar un hiato y llevar tilde como en microscopía, o ser diptongos sin tilde: microscopia. Las formas con hiato (ía) son más usuales en el español americano y las formas con diptongo (ia), en el español de España.